8vo Número                                                 Editorial

 

Las nuevas ediciones permiten la sedimentación del tiempo reflexivo. Todo debate tiene su curso natural que solamente la paciencia y la comprensión pueden ayudar a encauzar. Periclitar discusiones antes de que se lleve acabo el tiempo necesario al juicio: he allí el problema neurálgico de aquellos que se abocan a reflexionar sobre nuestra época, marcada por la premura y la inmediatez.

 

En ese sentido, la ilusión de democratización de la Internet, plaza pública de toda discusión, parece haber sido substituida por una realidad virtual mucho más atropellada y avariciosa, donde lo que se exige al internauta es la simple colección de aprobaciones o rechazos sobre lo expuesto. Pocas veces se ve un llamado a la reflexión, el pensamiento y la verdadera producción de juicios sobre el contenido, más allá de la aceptación ciega de los propósitos presentados; es por ello que cabe hacerse la pregunta: ¿Es la Internet una verdadera tribuna social que permite el libre acceso al conocimiento y a las opiniones o al contrario, viene siendo un simple vidrio transparente que ofrece a la persona que navega la posibilidad de aceptar el contenido o rechazarlo y en consecuencia, quedarse callado, excluido, como un ciber-náufrago?

 

Todas estas reflexiones son retos que Léxicos asume en su proyecto de extensión de la red de conocimiento entre todos los países y personas hispano-hablantes. Nuestro propósito no es más que reivindicar los útiles tecnológicos para poner a disposición de todos el pensamiento que se desarrolla en las diferentes partes del globo; la aparición de ideas, teorías y formas de ver el mundo que exigen al lector más que el simple clickeo aprobatorio de un ratón icónico.

 

Es por ello que debemos agradecer y saludar el voto de confianza que nos han dado todos nuestros lectores, lo cual ha desembocado en una surtida gama de colaboraciones desde diferentes países; pensadores, estudiantes y profesores que escogen la reflexión como escudo ante la uniformización galopante del pensamiento que se opera en nuestros tiempos.

 

La tarea de los intelectuales no es abrazar las tendencias contemporáneas para regocijarse en el conformismo, sino colocar siempre la pregunta incómoda, que perturba, que interroga. Encontramos entonces, en esta octava edición de Léxicos, una colección de propuestas que nos permiten seguir ampliando el espectro de las reflexiones que se entrecruzan para crear visiones alternativas de nuestro(s) mundo(s). 

 

Esperamos que ustedes puedan sacar tanto provecho de esta nueva edición como lo hemos hecho nosotros, y que sigamos así reclamando el espacio que debemos ocupar en la red virtual, espacio de apertura, debate y pensamiento opuesto a la simple aceptación del consenso universal que se nos impone.

 

Atentamente,

el equipo de editores y redactores.